La Gran Evasión

La Gran Evasión

jueves, 5 de enero de 2017

Up in the Air -Jason Reitman- 2009























Él cree que es posible pero no lo es, ya no hay salida. No cabe honradez si vives de los números, si estás de lleno en mitad del artificio; y sin embargo sus sonrisas comprensivas -apenas muecas- son las de alguien que sabe, con el bagaje del tiempo, de lo cierto que su interlocutor va sintiendo. No son las palabras, no, sino escuchar y mirar debidamente, y guardar el silencio de un tiempo que una vez, hace mucho,  fue suyo. Y por eso es más doloroso para nosotros que nos agolpamos expectantes en la sala, balanceados por fuerzas contrarias que congrega el director, cuando es precisamente él el ajusticiado y la chica maniquí parece renacer y la bella mujer madura le dice lo del paréntesis......y sin embargo era necesario. Ha abierto miradas y puertas de salida -algunas sin vuelta- a muchos pero, ¿y la suya? ¿dónde está la suya?, en un millón de millas y a tres mil kilómetros de distancia con un macuto lleno, lleno de nada, de nada que pese y haga estragos impidiéndole una soñada y olvidada conversación en sus alturas. Qué bien ha maquinado y llevado todo esto Jason Reitman (Juno 2007) con un estilo suelto y sencillo con el que va recorriendo la vida de este elemento de la globalización tan necesario y discreto, no por casualidad, de negro. Qué buenos saltos de guión que se abrazan, porque el estilo -cuando se tiene- pende de un algo que es vida y amor y ser de un cine sentido del alma al cuerpo, y a la vuelta sereno directo al corazón que rasga, por meandros y tiras de un sentir mamado de Ford y de Capra y de éstos que así contaban. Geniales, sin explicar, directos. Un final complaciente, en un lado, sólo en uno , frente a un condenatorio e infinito purgatorio de altos vuelos.

José Miguel Moreno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario