La Gran Evasión

La Gran Evasión

jueves, 7 de diciembre de 2017

160 - La Senda Tenebrosa 1947

























Vincent Parry huye desesperado de la cárcel de San Quintín, entra en un fantasmal túnel con salida, su refugio es un apartamento en San Francisco. Allí encuentra una luz, una esperanza, un ángel de melena ondulada. Lauren Bacall o Irene, Bogart o Vincent, rostros de cine y miradas recíprocas iluminan la sala. Fuera llueve, fuera reina la amenaza, la desconfianza, el engaño, el chantaje. Cuando uno cambia de cara, siempre llega el momento en que hay que quitarse las vendas, quitarse la máscara. Su ángel de la guarda lo mira con media sonrisa, le ofrece un cigarrillo de su pitillera, los ojos de la Bacall le dan la vida. Me gustas más que antes, los taxistas siempre llegan a tiempo cuando no deben. Una nueva  cara surcada de cicatrices le hará mas mayor, le avisa el inquietante cirujano que echaron del colegio de médicos, engañoso también ya que termina haciendo un gran trabajo. El mundo exterior es peligroso, hasta el dependiente de un café con buenas intenciones puede delatarlo, los sabuesos se apostan en cualquier rincón, y tras la mirilla la peor desgracia de su vida, esa víbora magnífica, Madge o Agnes Moorehead, maquiavélica, intrigante, se obsesionó con él, le destrozó la existencia. Hay una salida a la senda tenebrosa, el taxista solitario le ofrece las señas de un médico, el amigo noble le ofrece lo poco que tiene, el ángel le mira con ojos llorosos y pone un disco en el fonógrafo, demasiado maravilloso para expresarlo con palabras, Bogie.

Raúl Gallego

Esta noche nos cambiamos la cara y dejamos que la Bacall nos retire las gasas en Radiopolis…

José Miguel Moreno presenta, con Raúl Gallego, Gervi Navío, y nuestro crítico de cine César Bardés.



Artículo sobre La senda tenebrosa, por César Bardés



 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario