La Gran Evasión

La Gran Evasión

domingo, 10 de abril de 2016

79 - La Huella 1972






















Una cita con el afamado escritor Andrew Wyke en su fastuosa mansión inglesa puede antojarse un tanto arriesgada cuando uno es el amante de su mujer y pretende casarse con ella. Milo Tindle representa todo lo que el flemático Wyke detesta. Un peluquero advenedizo, un aspirante a gentleman con acento cockney e ínfulas de grandeza. Andrew se mueve a sus anchas entre las casillas del tablero, entre sus autómatas circenses, sus bocados de caviar, sus trofeos. Andrew manipula al ratón como le place, que se habrá creído ese payaso odioso. También se jacta de nombrar títulos de su colección de novelas de misterio que le han llevado al éxito.  Lo tiene todo menos a su mujer, maldita sea la gracia, la que le ha arrebatado el recién llegado, el italiano que también sabe clavar el dardo en el centro de la diana, que también aprecia el sabor de la ginebra cara.
Mankiewicz puso un broche de oro a su carrera con este juego teatral de réplicas y contrarréplicas entre dos actores de la talla de Michael Caine y Laurence Olivier. El director americano dejó huella con sus películas, y desde luego esta rúbrica puede considerarse una despedida a lo grande. Y es grande desde el inicio de los títulos de crédito, con actores tan engañosos como la trama del film, con sus teatrillos y figuritas de cartón, y la buena partitura de John Addison que pasa de la pantomima al suspense, de lo bufonesco a lo siniestro. La vida real es un escenario donde cada uno interpreta el papel que le ha tocado, una farsa interminable donde nada es lo que parece. Cuando se abre el telón y se encienden las luces, el tíovivo empieza a girar y nunca se sabe quien ganará la partida.
Humillarse el uno al otro, mancillar el traje del rico excéntrico, disfrutar del gimoteo de un listillo que osaba utilizar el busto de Poe como arma arrojadiza.  Quizá al final nadie gana la partida. Solo quedan el egoismo, el resentimiento, la ambición.

Raúl Gallego.

     Esta noche accedemos a  la torre de Radiópolis intentando encontrar la entrada entre los setos del laberinto,

A la dirección J M Moreno, Lázaro Díaz, Raúl Gallego, Gervi Navío,y nuestro crítico de cine César Bardés.




 Artículo sobre La Huella, por César Bardés


 Artículo sobre J L Mankiewicz, por César Bardés



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario